Menstruación, AINEs y cosas que peligrosamente damos por sentadas

¿Estamos promocionando, sin intención, futuras endometriosis?

Lo de “futuras”, como supondréis, hace referencia a que estamos hablando de nuestras niñas y adolescentes (ya, lo sé, no habrá diferencia entre esos dos términos en adelante).

Disculpad mi descortés hábito de no presentarme. Nos conoceremos por nuestras aportaciones, intereses y opiniones. Por supuesto, si tú quieres decir que eres Caperucita Roja y que vives en esa aldea del fondo a la derecha, pues bienvenida. Ten por seguro que eres mi amada vecina.

Aportaciones, intereses y opiniones… ¿Sobre qué? En principio sobre romper tabúes que de verdad afecten a nuestra salud y bienestar. Lo de “de verdad” lo digo en serio, no perderé el tiempo (mío y vuestro) en temas inocuos o que respondan a modas pasajeras.

Este primer post tiene todas la papeletas de ser el que “rompe el hielo”, supongo que está para eso. Y lo hago con un buen martillazo (que el hielo es duro): la pregunta que has leído arriba.

Me toca dar la primera respuesta (opinión) a la misma:

Sí, lo hacemos. Y lo demuestran muchos factores que entre todos (espero) vamos a analizar:

  • Herencia. (si mamá lo hace, yo también)
  • Educación. (si mamá lo dice, es bueno)
  • Moda. (eso no me lo pierdo, si lo hacen todas, no es malo)
  • Errores. (pero… ¿el resultado no era otro?)

No te pierdas, ¿de qué estamos hablando? Si alguien se sorprende, a mi me pasó en primer lugar.

El útero hace un trabajo impecable para eliminar el tejido endometrial “caducado” (las comillas tienen su sentido, esas células epiteliales siguen activas).

Si ese trabajo es tan pulcro, ¿cómo es posible que parte del endometrio termine en zonas no esperadas, se salga por donde no toca?

En futuras publicaciones intentaremos analizar  varias cuestiones:

  • ¿Dejamos que el útero de nuestras niñas haga su trabajo? (esto es fuerte como pregunta, pero hay más)
  • ¿Estamos fomentando, por ignorancia, la interrupción de una menstruación sana en aras de “si me molesta, me tomo una pastilla”?
  • ¿De verdad el dolor que sentíamos en las primeras menstruaciones, era dolor? o era una simple novedad (si sintiese hambre por primera vez en mi vida a los 13 años, sería una sensación terriblemente dolorosa)
  • En resumen, ¿cómo los AINEs tan de “moda” hoy en día pueden hipotecar la salud de nuestras hijas? (lo entenderás si estás sufriendo esa terrible dolencia).

No dejes, por favor, de comentar algo si has llegado aquí. Hay mucha información nueva, pero depende de ti el que haya una comunicación fluida.

Me gustaría compartir algo: ¿Cómo se lo conté a mi niña?. Por cierto, aquí explico cómo los AINEs interrumpen esa menstruación que es tan necesaria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en endometriosis, psicología adolescente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s